La Fundación

Noticias

Abriendo Caminos: una ruta para disminuir conflictos

Fecha

miércoles, septiembre 21 2022

Lugar

Fundación Alvaralice

El modelo “Cure Violence”, propuesto por el epidemiólogo Gary Slutkin tiene como objetivo reducir la violencia generada en contextos vulnerables a través de la mediación de conflictos, el cambio de comportamientos agresivos y el desarrollo de una cultura de paz. El modelo llegó a Cali en 2017 con la alianza público – privada realizada entre el Fondo Especial del Japón por medio del Banco Interamericano de Desarrollo – BID-, la Alcaldía de Cali y la Fundación Alvaralice; incidiendo en los sectores de Charco Azul y algunos asentamientos de Comuneros 1 con el programa Abriendo Caminos. Desde el 2021 se ha extendido a otros barrios de Cali, así como en los municipios de Palmira y Buenaventura, con el apoyo de Compromiso Valle.

El modelo asume la violencia inicialmente como un problema de salud pública, que a su vez es transmitido por observación, imitación, influencia del medio o por referentes significativos del entorno (familia, barrio y escuela).

Partiendo de esa identificación se busca que la solución surja de la intervención de los habitantes a través de líderes y lideresas locales, para establecer lazos de cooperación que permitan acercarse a las problemáticas y solucionarlas. El camino para llegar a la interrupción de la violencia y mediación de conflictos inicia por medio del diálogo con la comunidad, con el objetivo de fortalecer la confianza y conocer cuáles son esas confrontaciones para evitar que escalen a hechos trágicos.

Alejandra Vidal, Coordinadora del programa resalta el desarrollo de talleres y acompañamiento de los líderes de cada sector como estrategia para encontrar acciones que reduzcan la violencia:

“Del taller de resolución de conflictos se desprenden las acciones restaurativas, hay uno de los contenidos que es una cartografía social y es que los jóvenes puedan reflexionar sobre cuál es la conflictividad que hay en su territorio, cuáles son los lugares inseguros, que analicen y narren por qué son inseguros. Con esto se quiere que a manera de retribución indirecta puedan recuperar ese espacio, construir tejido social y darle un sentido de apropiación y utilización al espacio público”.

Es así como por medio de talleres y capacitaciones, fue posible realizar 484 actividades comunitarias impactando un promedio de 860 personas cada mes a lo largo del 2022, que sirvieron a la comunidad en su proceso de construcción de tejido social y reducción de la violencia.

SUSCRIBETE A LAS NOVEDADESRecibe las notificaciones en tu correo